jueves, 14 de julio de 2011

Pasaje Barolo (Palacio Barolo) - Buenos Aires


En la década de 1910 hubo dos personas, el industrial Luis Barolo (1869-1922) y el arquitecto Mario Palanti (1885-1979), que soñaron con traer las cenizas del poeta Dante Alighieri a Buenos Aires y para eso construyeron un santuario en la Avenida de Mayo al 1300. Puede sonar raro para un edificio de oficinas, pero ésa es la historia del Palacio Barolo, primer rascacielos porteño. Este edificio de 22 pisos hoy cumple 80 años: nació el 7 de julio de 1923, cuando fue bendecido por el nuncio Giovanni Beda Cardinale ante el Conde Felizzano —embajador de Italia— y el canciller Angel Gallardo.

El palacio celebra la prosperidad de un inmigrante italiano en Buenos Aires, el propio Barolo, que murió antes de la inauguración. La leyenda aumenta con las aventuras del arquitecto Palanti, quien luego hizo en Montevideo otro edificio gemelo —el Palacio Salvo, de 26 pisos— hasta volver a Italia para ofrecerle a Benito Mussolini sus servicios. En algunas de las 261 oficinas del Palacio Barolo hubo inquilinos como el ex presidente Marcelo T. de Alvear y la pintora Raquel Forner.




Celebración del inmigrante que "hizo la América": el Palacio Barolo fue el edificio porteño más alto hasta la construcción del Kavanagh, en 1935. Sus cien metros de altura culminan en el faro que supo tener 300.000 bujías y el 14 de setiembre de 1923 transmitió con sus luces el resultado de la pelea de boxeo Firpo-Dempsey.


Pintor y escultor, Palanti había diseñado el Pabellón Italiano para la exposición del Centenario en 1910. Hilger cuenta que Palanti "convenció a Barolo de la inminencia de una nueva guerra europea y de la necesidad de resguardar aquí las cenizas de Alighieri, el autor de La Divina Comedia. En 1921 se iban a cumplir siete siglos de su muerte y descansaban en Ravena".



Como ha explicado Hilger en "Arquitectos europeos y Buenos Aires, 1860-1940", el edificio está lleno de referencias a Dante. Las bujías del faro representan los nueve coros angelicales y la rosa mística. Sobre el faro está la constelación de la Cruz del Sur, que se puede ver alineada con el eje del Palacio Barolo en los primeros días del mes de junio a las 19.45.

El plan del edificio y su distribución se hicieron "sobre la base de la sección áurea y el número de oro, proporciones y medidas de origen sagrado". Para Palanti, el número de oro estaba cifrado en el poema de Dante. "La división general del edificio y del poema es en tres partes: Infierno, Purgatorio y Cielo. La planta baja es el Infierno, los primeros 14 pisos son el Purgatorio, los pisos siguientes son el Paraíso, el faro representa a Dios", explica Hilger.

El número de jerarquías infernales es el nueve: nueve son las bóvedas de acceso al edificio, que representan pasos de iniciación. Cada una de las bóvedas tiene frases en latín tomadas de nueve obras distintas, desde la Biblia a Virgilio. La cúpula se inspira en el templo hindú de Budanishar, dedicado a la religión Tantra, "representa la unión entre Dante y Beatrice".


Los cantos de "La Divina Comedia" son cien, igual que los cien metros de altura del edificio. La mayoría de los cantos del poema tienen 11 o 22 estrofas, los pisos del edificio están divididos en 11 módulos por frente, 22 módulos de oficinas por bloque. La altura es de 22 pisos. Este conjunto de números representa el círculo, que era la figura perfecta para Dante, estos números representan símbolos sagrados: la proporción 22/7 expresa la relación en números de la proporción entre la circunferencia y su diámetro.

Las cenizas de Dante descansarían bajo la bóveda central, sobre un punto de bronce en la planta baja, en el Pasaje Barolo. El arquitecto Palanti creó para eso una estatua de bronce de 1,50 metro de altura, "Ascensión", que representaba el espíritu del poeta apoyando sus pies sobre un cóndor que lo lleva al Paraíso. En otras palabras, Dante iba a salir del Purgatorio hacia el Paraíso pasando por la Cruz del Sur, en la Avenida de Mayo. No pudo ser: sus cenizas nunca salieron de Ravena.

8 comentarios:

  1. El Palacio Barolo es un interesante edificio de Buenos Aires. Leyendo este blog, quedo encantado con su historia.
    Saludos desde Canarias.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola quería agradeceres por esta info, ya que amo la arquitectura y por cuestiones laborales cuento con pasajes a Buenos Aires para la próxima semana, por lo tanto me encuentro tomando nota de lugares históricos, estructuras imponentes con las que cuenta la ciudad y deseo recorrer.
    Gracias por la info,
    Saludos desde Tucuman.

    ResponderEliminar
  4. Si te gusta la arquitectura y las esculturas, te sugiero que camines por la Av. de Mayo, desde la Plaza de Mayo hasta la Av. 9 de Julio, eso si: mirando hacia arriba, vas a ver obras de arte sorprendentes. Un abrazo y un deseo de una feliz estadía en Bs. As.

    ResponderEliminar
  5. Es muy parecido al Palacio Salvo de Montevideo. ¿Cual se hizo primero?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nunca falta el yorugua resentido

      Eliminar
  6. hola.. yo estoy estudiando en una escuela técnica en la cual nos hicieron elegir una obra de la provincia de buenos aires... nosotros elegimos esta.Quería saber si es posible visitarla.. en el caso de que se pueda..me podrían decir los horarios y los días en los que se pueda ir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, este edificio está en la Avda. de Mayo al 1300 en el Ciudad de Buenos Aires.

      Creo que hay visitas guiadas. Te paso el sitio oficial

      http://www.pbarolo.com.ar/sitio/es

      Gracias por tu comentario. Saludos

      Eliminar